Tuesday, May 23, 2017

EL ACENTO PUERTORRIQUEÑO Y EL ACENTO CANARIO:



                               De: Juan Jorge, Las Palmas de Gran Canaria, España

Puerto Rico tiene un acento y una peculiar manera de expresarse bastante similar al canario. No son los mismos acentos ni las mismas expresiones pero se parecen bastante. Tanto que no dejo de leer a boricuas que relatan que en sus viajes a España los confunden con canarios. Esta peculiar manera de hablar proviene de Canarias pero la influencia a sido mutua pues no solo Canarias influenció a Puerto Rico sino que Puerto Rico influenció a Canarias. Hoy en día cada uno tenemos nuestro propio dialecto. Lo que me pregunto es si a los boricuas les pasa como a mí cuando estoy de vacaciones en la Península Ibérica: ¿Sabes lo que implica ser canario que está de vacaciones en la península Ibérica?.

Y que conste se trata de un post satírico para reírnos un rato, (que es bueno conocer a nuestros pueblos de Puerto Rico y España y pasar un buen rato) ;-) No importa si vives, estudias o estás de vacaciones. Siempre serás el "canario", aunque seas más blanco que la porcelana y tengas pinta de ser de Estocolmo. Porque...sí, en Canarias hay sol, eso todos lo sabemos, pero, ¡oh dios! ni de lejos la mayoría de los canarios somos morenos de pelo oscuro. - Ah, ¿pero eres de Canarias? - Sí, de Gran Canarias. - Pero a la playa no vas mucho, ¿no? jejejeje - .....(momento para tener una charla sobre el ADN ) A muchos incluso les fascina que tarde más de 2 horas en avión para llegar a mi casa. - ¿Taaaaaaaaanto? - ¡Coño, no ves que vivo a más de 1800 kilómetros!

Los canarios tenemos un acento muy característico (Por eso no dejan de confundir a los boricuas con canarios en la Península). Quizás de los más particulares y reconocibles de España. El acento canario tiene dos efectos: A. Oh dios, ¡qué jodidamente sexy, viólame!... B. Perdona...no entiendo lo que dices... A mí nadie me ha pedido que le viole (aunque si me han dicho que tengo un acento bonito) así que tienden a veces a no entender un carajo de lo que les digo. Y vale sí, reconozco que hablo deprisa, y que un logopeda me vendría bien en la vida. Pero yo hay cosas que no comprendo: Situación 1.- En una cafetería a la hora del desayuno: - Hola...me dejas un café con leche y un "sumo" de naranja - ¿Un qué? - Un "sumo" de naranja - ¿Cómo? A ver... ¿para qué carajo voy a querer de una naranja a la hora del desayuno sino es en forma de ZUMO? Yo es que por más que lo intento no puedo pronunciar la z, ni la s ni la c de forma diferente. Me sale una cosa muy ortopédica y extraña. Parece que me ha dado una embolia. Situación 2.- Pide cualquier cosa en una tienda, bazar, supermercado... - Ay, ¿eres argentino, verdad? ¿o peruano? ¿Colombiano? (un, dos, tres, responda otra vez) En serio, personas del mundo, un poco de oído. Comprendo que nuestro acento parezca de Hispano América, porque es parecido. Pero ¿argentino? ¿peruano? Joder, NADA que ver. Luego está lo que yo llamo el "efecto guagua". Guagua es autobús. La mayoría de los peninsulares sabe que en Canarias las llamamos así; sin embargo, no importa cuántas veces digas guagua a lo largo de tu estancia en el continente.... siempre provocará risitas: jijijjij, guagua, ¡qué gracioso! Y la primera vez, te ríes, la segunda dices, ay.... pero cuando ya lo has dicho siete veces y sigue provocando la misma risita es pa hacérselo mirar. Yo no intento decir "bus" cuando hablo con un peninsular (me sabe decir guagua), pero al final me acaban mosqueando con sus risitas... Soy un ser influenciable. :-( Reconozco que yo hablo raro, vocalizo poco, hablo rápido. A veces es como si tuviese una prótesis en la boca a lo Marlon Brando en "El Padrino".

Juan Jorge, Las Palmas de Gran Canaria, España
El acento canario es muy bonito, y un canario habla español perfectamente bien, y es tan válido como cualquier otro hispano hablante. ¡Hombre ya! Otra de las cosas de las que me he dado cuenta cuando estoy en la Península es que quizás el único tópico cierto a cerca de los Canarios es que estamos algo "aplatanados". Pero es incluso hasta poético si lo piensan. El canario no es lento, observa los detalles. Mira las fachadas de los edificios, come con parsimonia, ¿para qué correr?, ¿por qué tanto estrés? Vivir a una hora menos que en la Península te da otra perspectiva del mundo. Como todo, hay que reírse de los tópicos. Que cada tierra tiene los suyos propios, y seguramente el 90% no serán verdad. ¡Desmontemos los mitos!