Saturday, June 10, 2017

LA ONU Y PUERTO RICO



De: Juan Jorge, Las Palmas de Gran Canaria, España

La ONU y Puerto Rico:

No dejo de leer como algunas personas se preguntan y plantean que hace la ONU en relación al tema de Puerto Rico. El aislamiento internacional de la isla no es un secreto para nadie. Por desgracia para el panorama mundial no es más que otra colonia a descolonizar pero estando bajo el dominio de los Estados Unidos ningún país del mundo hace nada solo salvan los muebles de cara a la galería con declaraciones sin fuerza ni valor en el mundo real.

Los mismos puertorriqueños andan mal; muy lentos; con vacilaciones injustificables. No han demostrado reciedumbre y convicción para defender una actitud, una política, que hubiera puesto a Puerto Rico en una posición de decidir por si mismo su futuro. Mientras los puertorriqueños no se tomen en serio la descolonización no lo hará el resto del mundo. Hay que saber diferenciarse de una serie de gobiernos pseudo democráticos, que sólo entienden la Democracia como mercadería de exportación, e interiormente desarrollan el control económico el de los medios mediáticos y educativos y con ellos el del pensamiento del pueblo.
La experiencia histórica enseña que el imperialismo para lograr sus designios carece de escrúpulos y pone en juego sus formidables recursos para sobornar gobernantes, corromper magistrados y altos funcionarios públicos; financiar la prensa que puede utilizar como instrumento de mistificación y propaganda para promover golpes revolucionarios destinados a controlar o derribar gobiernos hostiles, encender la rivalidad entre los distintos países hermanos y arrastrarlos a guerras fratricidas. Interviene asimismo, a mano armada, para someter a los pueblos que defienden con entereza su integridad y su soberanía.
Y es aquí donde tenéis la obligación de levantar vuestra voz para decirle al pueblo, y a los gobernantes de los Estados Unidos, que esto no puede ocurrir; que si la presión política y militar del fascismo es deleznable, también lo es la opresión económica que Estados Unidos con su capitalismo súper-desarrollado ejercen sobre vuestra tierra.